Scratching endometrial en Reproducción Asistida: ¿qué es y para quién está indicado?

Scratching endometrial en Reproducción Asistida: ¿qué es y para quién está indicado?

Ensayos clínicos apuntan a que las pacientes sometidas al scratching aumentan las probabilidades de concebir tras un tratamiento de reproducción asistida

La técnica del scratching endometrial en tratamientos de Reproducción Asistida, que traducido significa “raspado” del tejido endometrial (el que recubre la matriz y permite la implantación del embrión), es una intervención que se realiza en aquellas mujeres que han pasado por varios ciclos de reproducción asistida sin que un embrión sano haya llegado a implantarse en el útero, lo que se conoce como fallo reiterado de implantación embrionaria.

El scratching endometrial en Reproducción Asisitda se realiza con la finalidad de favorecer la futura implantación de un nuevo embrión tras un nuevo ciclo de reproducción asistida. Algunos estudios médicos apuntan a que el scratching favorece las posibilidades de concebir tras un tratamiento de reproducción asistida en mujeres que ya se han sometido a este tipo de tratamientos sin éxito.

La técnica del scratching es sencilla y ha demostrado buenos resultados en un número considerable de casos, por lo que se está aplicando ya en muchas clínicas de reproducción asistida. En Ultrafiv Bahía también podrás encontrar profesionales formados para asesorarte y realizar este tipo de tratamiento en caso de que fuera necesario.

Se realiza por medio de biopsia endometrial, es decir, con un catéter fino y flexible que se introduce por el cuello del útero. No requiere anestesia y, tras el scratching por biopsia, la paciente puede retomar su vida normal.

La técnica del raspado endometrial es la solución que los ginecólogos y obstetras pueden ofrecer a pacientes que se han sometido a intentos reiterados de reproducción asistida y el embrión no ha llegado a implantarse con éxito en el útero materno. Con el scratching se pretende estimular el útero para que, tras el raspado, se regenere (por lo que el sangrado tras la intervención es normal y no necesariamente es un síntoma para alertarse) y esto favorezca la implantación del embrión. La regeneración del tejido endometrial tras el scratching genera en el cuerpo respuestas de crecimiento, hormonales y químicas, que ayudan a que el embrión se fije a las paredes del útero.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone